Densidad urbana y paisajes de distancia social

Dos medidas sociales contra el coronavirus modifican nuestras ciudades: la distancia social y la disminución de los puntos de contacto con las manos. En esta etapa inicial de la nueva normalidad surgen soluciones improvisadas. Pero, aunque los ciudadanos quieran cumplir con estas normas, la aglomeración espontánea complica el asunto. Por tanto, ¿cómo hacer para cumplir con la distancia social en un entorno de alta densidad urbana? En este post revisamos algunas respuestas actuales.

Señalética para la distancia social

Las principales ciudades del mundo parecen darse cuenta ahora: están diseñadas para el tráfico motorizado, no para los peatones. Al problema de la polución ambiental, ahora se añade la necesidad de cumplir con la distancia social. En Nueva York, un estudio muestra que sus aceras no ayudan a este propósito. Son demasiado estrechas y recortan además su uso con todo tipo de elementos (maceteros, paradas de autobús, etc.). Meli Harvey, diseñadora de SidewalkLabs, ha creado Sidewalk Widths NYC, una herramienta de visualización de las aceras neoyorquinas basada en datos reales que evidencia la dificultad para cumplir con la distancia social. Ante esto, ampliar aceras y ensanchar puntos críticos de parada de peatones son algunas de las medidas que veremos en nuestras ciudades próximamente. De igual manera, aparecerán nuevas señales para recordar la distancia social.

Imagen: Marcas de distancia social en Domino Park (Nueva York).


Imagen: Señal de distancia social. Diseño: Jaime Hayón y Viccarbe.
densidad urbana y distancia social

Circulación para peatones

¿Nos acostumbraremos a caminar por la ciudad siguiendo un carril de ida y otro vuelta? La regulación de los flujos de viandantes es otro elemento que modificará el paisaje urbano. En consecuencia, esto requiere un tipo de señalética poco habitual hasta ahora. Por tanto, señales verticales y horizontales que indican por dónde caminar o, simplemente, que prohíben la circulación del peatón en un sentido de la marcha, formarán parte del día a día.

Imagen: Calle peatonal de doble dirección en Aalborg (Dinamarca).


Imagen: Puntos de espera para viajeros en Gare du Nord (París). (Fotografía de Chesnot/Getty Images).
densidad urbana y distancia social

Objetos urbanos contactless

Densidad urbana y distancia social no es el único reto en las ciudades. En la lucha contra el coronavirus también se impone un menor uso de las manos en los espacios urbanos. En la actualidad, cualquier superficie que requiera ser tocada, deberá ser repensada. Crecerá la preferencia por superficies poco porosas y fácilmente desinfectables, como los recubrimientos fotocatalíticos. De momento, vemos iniciativas tipo DIY, como los pulsadores de semáforos diseñados por el hacker urbano Thor Ter Kulve. A medio plazo, estas soluciones low cost pueden dar paso a diseños específicos en cada ciudad.

Imagen: Semáforo contactless. Diseño: Thor Ter Kulven.

Terrazas urbanas

Las medidas de distancia social afectan especialmente a los negocios HORECA y de retail. En las terrazas urbanas, el espacio tenderá a ampliarse para garantizar una inquietante convivencia entre ocio y riesgo de contagio. En consecuencia, esto impulsará el uso de mobiliario modular para exterior. Según la ocasión (tamaño del grupo de comensales, horario de comida, tardeo o cena, etc.) las terrazas podrán variar su composición para aprovechar al máximo el espacio. Otros elementos se centrarán en separar los grupos de clientes, manteniendo la coherencia en la visibilidad del espacio.

Imagen: Invernaderos separadores en el restaurante Mediamatic Eten (Ámsterdam).

Vicente Sales Vivó

AIDIMME • ANÁLISIS DE MERCADOS Y ESTRATEGIA • Jefe Sección

También te podría gustar...